Montaje de puertas plegables

Montaje de puertas plegables

1 diciembre 2009

Montaje de puertas plegables

Las puertas plegables o de librillo, son puertas compuestas por varios listones que van fijados a un riel de deslizamiento, el que permite su desplazamiento para cerrar el vano de la puerta. Los listones van unidos por bisagras de articulación que quedan ocultos, al igual que los rodillos de deslizamiento de la puerta, que van montados en guías instaladas en el piso y el marco superior de la puerta.

Estas puertas son la opción perfecta para instalar en los espacios reducidos. Son livianas y su instalación es muy sencilla.

El sistema de apertura es deslizante, similar al de las puertas correderas, con la diferencia de que la puerta en este caso, se abre sobre sí misma, como si fuera un acordeón, ocupando así, un espacio mayor que las anteriores. Su ventaja está en que permite su ubicación en espacios angostos como los pasillos, donde no hay lugar para deslizar una puerta corredera.

Su funcionalidad permite usarlas como divisorias de ambientes, para la despensa, armarios, placares, etc.

Pueden estar hechas de diversos materiales como madera, PVC, DM, aluminio, vinilo, entre otros. El acabado puede ser laqueado o pintado. Podemos agregarles cristal para permitir el pasaje de luz, o colocarles vitrales con fines decorativos.

Entre las distintas utilidades que podemos encontrar para estas puertas, se usan en viviendas unifamiliares, para dividir ambientes en cocinas, dormitorios, para colocar como acceso al jardín, como puertas para placares, etc. Cuando tenemos grandes aberturas que no requieren obstáculos en el pasaje, podemos usar puertas plegables. También se usan en comercios y oficinas o salones de clase.

Instalación:

En la instalación de las puertas plegables, el ajuste resulta determinante, pues de no calzar correctamente, tendrán dificultades en su funcionamiento. Para lograr dicho ajuste, mediremos con precisión el hueco disponible y las encargaremos con esas medidas exactas para su fabricación.

Su apertura puede ser central o lateral y la instalación consta de tres pasos: colocación de las guías, los laterales y la instalación de la puerta.

Para colocar la guía inferior, la nivelamos y fijamos con tornillos al piso.

Paso siguiente, instalamos la guía vertical que sujeta la puerta. Esta guía se sujeta con tornillos y debe nivelarse horizontal y verticalmente. La guía lateral soporta el peso de la puerta completa y su esfuerzo se incrementa cuando está abierta, por lo que debe estar firmemente asegurada.

Se instala la guía superior ahora, que va encima de la lateral, sujeta con una traba que la mantiene en el sitio. Y la fijamos.

Para completar colocamos la guía lateral que falta, que no cumple función se sujeción de la puerta, pero que puede albergar una traba para mantenerla cerrada.

Desmontamos los paneles de la puerta retirando las bisagras para instalar los rodillos. Colocamos luego el rodillo inferior y el superior en la guía. Ponemos nuevamente la bisagra e instalamos el primer panel. Repetimos el procedimiento con cada panel hasta montar toda la puerta.

Finalmente, sellamos los marcos. En caso de puertas plegables al exterior, colocaremos tapas de gota para la evacuación de las aguas pluviales.

Hay (1) comentarios:

  1. IGNACIO BAQUERO

    4 de enero de 2010

    Que buena explicación para hacer un trabajo efectivo Gracias por el consejo.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen